John Murray es director de animación y, como el en cine, marca la diferencia entre una simple secuencia de fotogramas  y unas imágenes capaces de transmitir emociones, entretener y/o divertir. Dada la perfección técnica a la que están llegando las películas de animación, raras veces nos fijamos en la complejidad de los planos, ángulos, tiempos, etc,  en los que se presentan las escenas para, en muchas ocasiones, crear el clima o tensión adecuadas a la narrativa. De que éste aspecto esté conseguido depende, en gran medida, el éxito o fracaso de una película.

Anuncios