Etiquetas

, , , , ,

Gracias a eBay y esas maravillosas oportunidades que suelen aparecer, hoy estreno Wacom. La puja fue dura, muy dura🙂 pero al final, y gracias a una arriesgada puja máxima inicial, conseguí llevármela a casa. Va perfecta y está impecable.

Se trata de una Wacom Bamboo Fun A5. Sé que no es el último modelo, y precisamente por eso he tenido que buscarla en eBay, ya que estaba descatalogada. Pero se ajustaba mucho mejor a mis necesidades que la nueva versión con su pantalla multitáctil y demás avances. Además su precio se reducía a la mitad  y eso siempre da gustito🙂

Mi anterior Wacom Graphire ya se merecía una jubilación, aunque aún permanecerá activa unos años (estas Wacom son indestructibles), junto al powerbook de casa.

La principal diferencia que encuentro entre la Graphire y la Bamboo es, además de ser el doble de tamaño de área sensible, el tacto de la superficie. Algo muy importante si estás acostumbrado a dibujar en papel. La graphire tiene una superficie plástica sobre la que el lápiz “patinaba” y hacía el trazo bastante incontrolable, mientras que en la Bamboo, la sensación táctil es casi idéntica a dibujar sobre papel y “frena” el trazo de una manera muy natural.

Otra mejora significativa son los botones programables (4) y el disco “Zoom/Scroll” táctil, perfecto para navegar por internet, ya que si quiero ratón lo tendré que comprar aparte (la Graphire si lo incluía).

La base de apoyo de la tableta dispone de unos puntos antideslizantes que la fijan perfectamente a la mesa y su reducida altura/grosor hace que sea muy cómodo trabajar en la zona inferior. Otra novedad es la inclusión del software Art Rage dentro del paquete. Una aplicación ideal para “sacarle astillas” a mi nuevo “juguete”.

Ahora sólo necesito tiempo para dibujar con ella y sacarle el máximo partido.