Ya han llegado las carabelas portuguesas a nuestras costas y más de uno puede dar fe de ello. La picadura de este bicho no es ninguna broma y resulta muy complicado tomar medidas para erradicar a este visitante.

Yo, la verdad, sabiendo que estas cosas andan flotando me voy a pensar mucho lo de entrar al agua este verano.

¿Qué será lo siguiente? El Sharktopus espera su turno…