Nana korobi, ya oki

(Si te tropiezas siete veces, levántate ocho)

La sabiduría del refranero.