Etiquetas

, ,

… sin entrar al agua:

· Días más cortos, con marejadas que te obligan a madrugar y desplazarte si quieres encontrar un baño adecuado a tu nivel y no siempre tienes ese tempo extra…

· Agua fría, muy fría que te corta de raíz las ganas de entrar…

· La forma física baja y la confianza también. Y esperas ese día de 1/2 metro “perfecto” que te permita ir cogiendo la forma sin sufrir demasiado…

En fin, solo son excusas, como todos los inviernos… A este paso voy a volver al agua cuando me jubile.

Las fotos son de Patrick Trefz. Perfectas para ilustrar mis “lamentaciones”.