La potencia del color con la sorpresa tridimensional es lo que llama la atención en la obra de Ruth Hiller.

Hace tiempo que pienso que es muy difícil ver algo diferente en el arte sin cambiar soporte y/o herramientas pero siempre hay excepciones, y la obra de Ruth es una de ellas.