Etiquetas

, , ,

Pues eso, después de ver la maravilla de la entrada anterior, me he picado y me he puesto a hacer puntitos y, de verdad, es una técnica mucho más relajante de lo que parece. Aquí está el resultado de unos viajes en metro bien aprovechados, influido por estas fechas tan entrañables… Lo justo para calmar el “pique”.