Etiquetas

, , , , , , , , ,

Esta es la nueva imagen corporativa de Euskotren, un trabajo a priori correcto, no demasiado arriesgado pero resuelto satisfactoriamente. El problema surge cuando alguien con muy buena memoria visual, recuerda haber visto eso antes y, eureka! Lo encuentra y lo publica. Para poner en evidencia, tristemente, que el parecido es más que razonable.

Si el color ya es motivo suficiente para dar identidad a una marca y hacerla única, cuando las formas también coinciden de una manera tan escandalosa, creo es buen momento para replantearse el resultado. Quiero creer que es pura casualidad pero, examinando con detenimiento la exactitud en las proporciones, tengo mis dudas…

Crear una marca, y más para un ente de esta importancia, requiere un estudio de mercado importante para no caer en este error, bastante común ahora que todos manejamos las mismas fuentes de “inspiración”. A veces pensamos que estamos “creando” algo original sin darnos cuenta de que esa creación formaba parte ya de nuestro “equipaje visual”. Por otra parte, una empresa grande y dedicada al mundo del branding, debe tener medios suficientes para comprobar la exclusividad de su trabajo antes de presentárselo al cliente, el cuál no es responsable, en esta ocasión, de la elección.

La implementación de esta marca en todas sus aplicaciones es un proyecto enorme y me imagino que Euskotren optará entre dos opciones, pasar de todo y aplicarla sin más, o hacer responsable a Interbrand, autores de la marca, y que asuman ellos el “desastre”.
Peliagudo el tema este de las marcas…